La iglesia sitiada. (Edición crítica de Beata Baczynska)



ISBN: 978-3-937734-50-7

43,00 €
Impuestos incluidos
Cantidad
No hay suficientes productos en stock


  • Paga de forma segura en nuestra tienda con tarjeta, transferencia o contrareembolso Paga de forma segura en nuestra tienda con tarjeta, transferencia o contrareembolso
  • Realizamos envíos a todo el mundo. Selecciona tu forma de envío en el proceso de compra. Realizamos envíos a todo el mundo. Selecciona tu forma de envío en el proceso de compra.
  • Dispones de 15 días para tramitar cualquier devolución. Consulta condiciones. Dispones de 15 días para tramitar cualquier devolución. Consulta condiciones.

¿Periodismo de guerra en un auto sacramental?

La Guerra de los Treinta Años afectó a la población civil en una medida hasta entonces desconocida. Y había relatos de guerra que hablaban e informaban de los sucesos y atrocidades, en una mezcla de literatura y periodismo.

El auto sacramental La iglesia sitiada incluye un relato de la Guerra de los Treinta Años con imágenes estremecedoras. España y la Casa de Austria eran defensoras de la religión católica. Desde la perspectiva española el relato habla del saqueo de Tirlemont (en la actualidad Tienen, Bélgica), cuando en julio de 1635 las tropas francesas y holandesas entraron en aquella villa flamenca, aliada de la Casa de Austria. Describe las crueldades de los enemigos. La iglesia sitiada se estrenó en 1636, un año después del suceso.

En La iglesia sitiada nos enfrentamos con toda una campaña militar que parece reflejar el complicado panorama político del momento, de una guerra en la cual reyes y príncipes hacían y deshacían alianzas; y con una guerra de propaganda, con panfletos que inundaban en gran número todas las partes de la contienda y adquirían tonos mesiánicos.

La iglesia sitiada es una obra discutida. En parte, la crítica ha insistido en sus deficiencias tomándolas como argumento en contra de la autoría de Calderón. El pensamiento y la versificación se calificaron de vulgares y se criticó que el relato de guerra, copiado casi al pie de la letra, interrumpe la acción alegórica. En parte, se han visto factores en pro de una autoría calderoniana. La editora Beata Baczyńska replantea esta cuestión y nos recuerda que en aquel momento Calderón formaba parte del equipo responsable de la creación de la imagen de la monarquía. Además, cuentan aspectos de reescritura. En La iglesia sitiada apuntan ya algunos de los principales motivos de Calderón, que volverán en otras obras, como El socorro general (1644), El cubo de la Almudena (1651) y Amar y ser amado y divina Filotea (1681).

 Beata Baczyńska es catedrática de la Universidad de Wrocław (Polonia). Hispanista y especialista en estudios teatrales se ha habilitado con un estudio sobre la Primera y la Segunda parte de comedias de Calderón: Dramaturg w wielkim teatrze historii. Pedro Calderón de la Barca (Wrocław 2005) [Dramaturgo en el gran teatro de la historia. Pedro Calderón de la Barca]. Recientemente ha publicado una edición bilingüe de El príncipe constante que ofrece, junto a la versión original calderoniana, la traducción del poeta romántico polaco Juliusz Słowacki que sirvió de base para la legendaria puesta en escena de Jerzy Grotowski con el Teatr Laboratorium [Teatro Laboratorio] en 1965.

 

 

978-3-937734-50-7

Ficha técnica

Editorial
Reichenberger ediciones

16 otros productos en la misma categoría: