Diferentes parecidos



ISBN: 84-945082-2-9

22,50 €
Impuestos incluidos
No, William Shakespeare y Miguel de Cervantes no murieron el mismo día, es sólo una convención, una leyenda. Y sin embargo, ambos genios de la literatura se parecieron en otras muchas cosas a las que no se ha dado el suficiente relieve. Como en haber comenzado su carrera literaria estrenando obras de teatro, o que los eruditos hayan considerado que...
Cantidad
Últimas unidades en stock

  • Paga de forma segura en nuestra tienda con tarjeta, transferencia o contrareembolso Paga de forma segura en nuestra tienda con tarjeta, transferencia o contrareembolso
  • Realizamos envíos a todo el mundo. Selecciona tu forma de envío en el proceso de compra. Realizamos envíos a todo el mundo. Selecciona tu forma de envío en el proceso de compra.
  • Dispones de 15 días para tramitar cualquier devolución. Consulta condiciones. Dispones de 15 días para tramitar cualquier devolución. Consulta condiciones.

No, William Shakespeare y Miguel de Cervantes no murieron el mismo día, es sólo una convención, una leyenda. Y sin embargo, ambos genios de la literatura se parecieron en otras muchas cosas a las que no se ha dado el suficiente relieveComo en haber comenzado su carrera literaria estrenando obras de teatro, o que los eruditos hayan considerado que ambos vivieron matrimonios infelices, o mantuvieron, en algún momento de su vida, relaciones homosexuales. Ambos usaron más de 22.000 términos extraídos de sus propias lenguas, inglés y español, que estaban adquiriendo sus características modernas. Shakespeare se reiría de los hidalgos españoles retratando a uno de sus personajes con todos sus defectos, y Cervantes escribiría sobre la situación de los católicos ingleses en su país, tras la reforma protestante, ridiculizando a su reina Isabel I. Verían interrumpidas sus vidas en torno a los veinte años, uno por su matrimonio, el otro por un intento de asesinato. Ambos crearon personajes que superan la ficción para reflejar con fidelidad las pasiones que nos guían como seres humanos.  Y si bien el manco de Lepanto no llegó a conocer la escritura del bardo de Stratford, éste último leyó traducida la Primera Parte de El Quijote y escribió una obra de teatro basada en ella. Al terminar la lectura de este libro podremos seguir sin haber leído El Quijote o las obras de Shakespeare, pero sabremos de ellas y de sus autores tanto como si lo hubiéramos hecho.

Edita Guadarramistas.

84-945082-2-9

Ficha técnica

Editorial
Guadarramistas

16 otros productos en la misma categoría: