ARTEZ nº 205 (Julio/ Agosto 2015)



ISBN: ARTEZ 205

8,00 €
Impuestos incluidos
Cantidad

  • Paga de forma segura en nuestra tienda con tarjeta, transferencia o contrareembolso Paga de forma segura en nuestra tienda con tarjeta, transferencia o contrareembolso
  • Realizamos envíos a todo el mundo. Selecciona tu forma de envío en el proceso de compra. Realizamos envíos a todo el mundo. Selecciona tu forma de envío en el proceso de compra.
  • Dispones de 15 días para tramitar cualquier devolución. Consulta condiciones. Dispones de 15 días para tramitar cualquier devolución. Consulta condiciones.

Por causas no justificadas por nadie, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, a través de su Dirección General del Libro no nos ha concedido la ayuda que en los últimos años veníamos recibiendo, ya que nos ha rebajado la valoración del interés cultural de esta revista. Como casi todos los atropellos se trata de algo que tiene toda la apariencia de legalidad, lo que pasa es que si se escarba se nota que se trata de decisiones absolutamente aleatorias, no fundadas en nada objetivo, porque se nos rebaja el valor de lor contenidos de una manera escandalosa de un año para otro, sin que hayan existido cambios que no sean para mejorar.
El cuerpo pide montar el follón pero como son muy vengativos los actuales inquilinos del supuesto ministerio simplemente vamos a denunciar su falta de rigor y mostrarles nuestro más absoluto desprecio ya que han herido la dignidad no nuestra, sino de nuestro colaboradores internacionales. Solamente nos queda esperar y confiar que el año que viene, aunque sigan los mismos funcionarios, las consignas que reciban sean de otra índole. Por mucho que lo intenten, si algún día desaparecemos no será por estas actitudes tan previsibles. No sabemos las razones por las que nos dan las ayudas ni por las que nos las quitan, eso simplemente demuestra la inseguridad en al que nos movemos.
Teníamos un plan, publicar los datos, el nombre del jurado, las clasificaciones, el nombre de a quienes les han dado las subvenciones. pero es algo público y cualquier interesado puede comprobar el nivel, la discriminación, lo que huele a castigo por mantener una línea crítica con el personaje más triste e ineficaz de la historia de la democracia en ese ministerio, el todavía Secretario de Estado de Cultura José María Lasalle que ha practicado el absentismo presencial con un arte superior.
Ahora nos quejamos de esta falta de ayudas, pero el INAEM, hace años que nos dejó en la estacada. A todos, menos a los gratuitos de Madrid. Hasta hace dos o tres años, aún recibíamos publicidad de las unidades de producción y de los festivales que ellos patrocinan. Pero han debido cursar alguna orden para ser excluidos de esas publicidades. Esto podría constituir también una decisión que rozase lo ilegal, pero tampoco nos importa. Hemos sobrevivido a esta oscura etapa y lo que venga tendrá, seguro, algo más de luz.
Tampoco es que estemos contentos con el Gobierno vasco, no, tenemos que pelear número a número la inserción de publicidad. Y hace dos legislaturas que no existe un lugar en el que podamos acudir para recibir ayudas. O sea, no les importamos nada. Yo creo que si anunciáramos la desaparición les quitaríamos un peso de encima. Pues no toca ahora esa gracia, señores y señoras. Ahora toca apretarse los machos.
Porque vamos a seguir, y solamente estamos viendo la mejor manera de servir a los interesases generales sin necesidad de arruinarnos mucho más. Pedimos, una vez más, vuestra complicidad. A quienes os parece que cumplimos con objetivos suficientemente importantes informando y, sobre todo, opinando, os rogamos que os suscribáis, desde vuestros ayuntamientos si sois recién llegados o han llegado políticos más sensibles a estas cuestiones o a cada uno de vosotros desde vuestra profesionalidad o afición. Vamos a buscar, todavía más, la independencia para poder dejar las huellas de un tiempo que se nos aventura muy sugerente ya que están llegando nuevos aires políticos que deben influir, y además lo deseamos con urgencia, en las estructuras de las artes escénicas, en todo cuanto sea la Cultura, asumida no como ahora desde el único punto de vista comercial y de obligación, sino el de un bien para toda la ciudadanía que procura placeres estéticos y felicidad. Por eso lucharemos. Como lo hemos viniendo haciendo hasta ahora.
Por lo tanto salen de nuestros papeles los logos de quienes debiendo cumplir con su misión política, no lo hacen. Nos duele haberle regalado al ministerio tres inserciones gratis. Si no lo hubiéramos puesto, nos quitarían la ayuda, pero nosotros, no podemos reclamarles lo insertado. Son así, y eso es lo que debe cambiar, la relación con esos monstruos varados, cargados de basura partidista que se quiere hacer ver como política y que es solamente una grasa petrificada del cuerpo social. Transparencia.
Seguimos, y para demostrarlo vamos a abrir una nueva sección que seguro no va a dejar a nadie indiferente. Vamos a prestar atención amplio movimiento de teatro aficionado existente en todo el Estado. Incluso internacional, porque hay mucho y muy bueno. Era algo que deseábamos hacer desde hace meses, pero ahora hemos encontrado la última motivación. Es un teatro real, de base, que tiene muchas graduaciones, pero que en su parte de mayor rigor resulta que se atreven a poner en pie el repertorio universal, que se mueven mucho, que tienen sus públicos y que deseamos recorrer con ellos un tramo, darles visibilidad. En su justo lugar. Intentaremos no confundir, sino, precisamente, aclarar.
Y, desde luego recordar a todos que estamos a favor del teatro, allá dónde se haga, sin olvidarnos de nuestra vocación iberoamericana. Mantendremos en la medida de nuestras posibilidades la editorial, que seguirá sin hacerles pagar a los autores las ediciones como hacen de manera demasiado habitual, otras. No es un negocio. Es una postura ética, una manera de acompañar al teatro que se escribe, al pensamiento que se elabora a partir, por y sobre las Artes Escénicas. Y todo confluirá en la Librería Yorick, un instrumento para todos, donde hemos descubierto la insistencia del teatro aficionado por descubrir textos, obras dramáticas o libros de formación.
Lo vamos a pasar un poco peor en el terreno económico, nos hemos enterado de esta NO ayuda a medio camino. Lo intentaremos solventar, como siempre, a costa de los socios de esta aventura. Los colaboradores son nuestros mayores patrocinadores con su altruismo, pero sobre todo, con su calidad. A todos ellos les pido perdón por esta falta de respeto de un ministerio y un jurado que seguro, no saben ni quienes sois. No han leído nunca ARTEZ. Eso me consta.
El contenido de este número vuelve a reflejar la estacionalidad de nuestras programaciones. Ahora toca calle, clásicos, festivales al aire libre. Es lo lógico. Pero hasta en esto deberíamos pensar. Los tiempos nuevos requieren que diseñemos otras estrategias, sin acabar con nada, buscarle otra perspectiva. La situación va a variar mucho, o al menso eso deseamos. Y si a muchos municipios han llegado formas e ideas nuevas, otra manera de entender la relación entre el poder y la ciudadanía, la cultura debe empezar a contaminarse de esas posibilidades, cuando menos estudiando las alternativas existentes. Las Artes Escénicas no pueden perpetuarse como el sector más inmovilista, más complaciente y menos activo. Claro que se puede cambiar.

ARTEZ 205

Ficha técnica

Editorial
Artezblai

16 otros productos en la misma categoría: