La vida del rey Enrique V



ISBN: 84-96840-11-5

14,00 €
Impuestos incluidos
Cantidad
No hay suficientes productos en stock


  • Paga de forma segura en nuestra tienda con tarjeta, transferencia o contrareembolso Paga de forma segura en nuestra tienda con tarjeta, transferencia o contrareembolso
  • Realizamos envíos a todo el mundo. Selecciona tu forma de envío en el proceso de compra. Realizamos envíos a todo el mundo. Selecciona tu forma de envío en el proceso de compra.
  • Dispones de 15 días para tramitar cualquier devolución. Consulta condiciones. Dispones de 15 días para tramitar cualquier devolución. Consulta condiciones.

Enrique V cierra la llamada Tetralogía Lancanter. Le preceden Ricardo II, Enrique IV, primera parte y Enrique IV, segunda parte. En ella Shakespeare narra la campaña militar de Enrique V, coronado en 1413, para ser reconocido también como rey de Francia, uno de los episodios de la Guerra de los Cien Años.

Enrique sucede a su padre, Enrique IV en 1413. Reclama sus derechos sobre Francia y al serle recahzados lleva la guerra al otro lado del Canal de La Mancha.
El momento culminante es la batalla de Azincourt, en el norte de Francia, en otoño de 1415, en la que unos pocos miles de ingleses, aislados, en territorio enemigo y agotados, vencieron de manera inesperada a una fuerza varias veces superior de franceses, pero que planeó la batalla de una manera lamentable.

La arenga que el rey Enrique V pronuncia ante sus hombres la víspera de la batalla de Azincourt, cuando creen inminentes la muerte y la derrota, es uno de los mejores y más populares textos de Shakespeare, al estilo del monólogo de Hamlet. Los actores de lengua inglesa tienen a gala recitarlo. El último en hacerlo fue Kenneth Branagh en una película filmada en 1989. Reproducimos parte de la arenga:

Este día es el de la fiesta de San Crispín; el que sobreviva a este día volverá sano y salvo a sus lares, se izará sobre las puntas de los pies cuando se mencione esta fecha, y se crecerá por encima de sí mismo ante el nombre de San Crispín. El que sobreviva a este día, y llegue a la vejez, cada año, en la víspera de esta fiesta, invitará a sus amigos y les dirá: «Mañana es San Crispín». Entonces se subirá las mangas, y al mostrar sus cicatrices, dirá: «He recibido estas heridas el día de San Crispín». Los ancianos olvidan; empero el que lo haya olvidado todo, se acordará todavía con satisfacción de las proezas que llevó a cabo en aquel día. Y entonces nuestros nombres serán tan familiares en sus bocas como los nombres de sus parientes: el rey Enrique, Bedford, Exeter, Warwick y Talbot, Salisbury y Gloucester serán resucitados por su recuerdo viviente y saludados con copas rebosantes. Esta historia la enseñará el buen hombre a su hijo, y desde este día hasta el fin del mundo la fiesta de San Crispín Crispiniano nunca llegará sin que a ella vaya asociado nuestro recuerdo, el recuerdo de nuestro pequeño ejército, de nuestro feliz ejército, de nuestro bando de hermanos; porque el que vierte hoy su sangre conmigo será mi hermano; por muy vil que sea, esta jornada ennoblecerá su condición, y los caballeros que permanecen ahora en el lecho en Inglaterra se considerarán como malditos por no haberse hallado aquí, y tendrán su nobleza en bajo precio cuando escuchen hablar a uno de los que hayan combatido con nosotros el día de San Crispín.




Personajes Obra 1

Personajes+20
Hombres+20
Mujeres+4
84-96840-11-5

Ficha técnica

Editorial
Áltera
Personajes
+20
Personajes Masculinos
+20
Personajes Femeninos
4

16 otros productos en la misma categoría: