d.juan@simetrico.es (La burladora de Sevilla y el Tenorio del Siglo XXI)



ISBN: 84-96837-17-3

6,00 €
Impuestos incluidos
Cantidad
Últimas unidades en stock

  • Paga de forma segura en nuestra tienda con tarjeta, transferencia o contrareembolso Paga de forma segura en nuestra tienda con tarjeta, transferencia o contrareembolso
  • Realizamos envíos a todo el mundo. Selecciona tu forma de envío en el proceso de compra. Realizamos envíos a todo el mundo. Selecciona tu forma de envío en el proceso de compra.
  • Dispones de 15 días para tramitar cualquier devolución. Consulta condiciones. Dispones de 15 días para tramitar cualquier devolución. Consulta condiciones.

Revisar el mito de Don Juan no puede abordarse desde la actualización de un personaje que no tiene actualización posible. Ni las burlas, ni la sexualidad, ni las relaciones de poder conservarían su vigencia con una simple operación de maquillaje. La actualización del Don Juan requiere una edificación de nueva planta en la que sólo pueden y deben subsistir los componentes básicos del drama: violencia, sexo, religión y muerte.

Probablemente, de todas las alteraciones sociales que afectan al mito de Don Juan, la más relevante sea la que se deriva de la actitud emergente que la mujer adopta hoy en la sociedad, y que se corresponde con un repliegue (si no equivalente, sí igualmente relevante) por parte del hombre. No se puede, por tanto, dar por supuesto el esquema burlador-mujer burlada, pues bien pudiera ser ella la burladora.

Tampoco la Iglesia cristiana se comporta con la intransigencia con que lo hizo en los pasados siglos. Hay muchos sectores de la misma que actúan con criterios realmente evangélicos, por lo que para mantener los valores dramáticos de los Don Juanes tradicionales es necesario situar la historia en los sectores más integristas de la Iglesia, o directamente en las sectas.

La muerte quizás sea el único elemento que se conserva intacto, y aun así, cabrían matizaciones. ¿Por qué mantener, entonces, la referencia al mito? Porque el binomio integrismo-transgresión sigue estando presente, y poco importa si es hombre o mujer el personaje que pone en marcha el drama.

En cualquier caso, y para evitar confusiones derivadas del nuevo planteamiento, en el título con el que se convoca se alude a "d.juan" como referencia y enlace con la tradición; la "@" señala su actualidad; el "simétrico", la ambivalencia de Don Juan y Doña Inés, y cierra el ".es" como inequívoca denominación de origen de los disparates que, fuera de aquí, mal se entenderían.


Personajes Obra 1

Personajes2
Hombres1
Mujeres1
84-96837-17-3

Ficha técnica

Editorial
Asociación de Autores de Teatro
Personajes
2
Personajes Masculinos
1
Personajes Femeninos
1

16 otros productos en la misma categoría: