La significación gráfica en la tradición de la escritura y edici



ISBN: 84-88659-53-9

6,00 €
Impuestos incluidos
Cantidad
No hay suficientes productos en stock


  • Paga de forma segura en nuestra tienda con tarjeta, transferencia o contrareembolso Paga de forma segura en nuestra tienda con tarjeta, transferencia o contrareembolso
  • Realizamos envíos a todo el mundo. Selecciona tu forma de envío en el proceso de compra. Realizamos envíos a todo el mundo. Selecciona tu forma de envío en el proceso de compra.
  • Dispones de 15 días para tramitar cualquier devolución. Consulta condiciones. Dispones de 15 días para tramitar cualquier devolución. Consulta condiciones.

Hay una literatura que se escribe para ser hablada. Es distinta de la que se escribe para ser dicha: ésta pertence a la antigua Oratoria, parte de la Preceptiva, y sus discursos o conferencias solía terminar de una manera rotunda: "He dicho". La literatura hablada es la Dramática. Hablan una o varias personas: conversan, su diálogo debe parecer espontáneo, a veces causará sorpresa o entusiasmo, otras odio o indiferencia. Con arreglo a la espontaneidad, los representantes deben saber cuáles son sus movimientos, gestos, entradas o salidas, cómo relacionarse entre sí. El que escribe, el autor, tiene para ello las acotaciones. (...) En los orígenes en el que el teatro, o escritura dramática, no tenía soporte técnico, las acotaciones eran breves pero estaban contenidas en el texto, en el que se recalcaba el lugar de la acción, el tiempo transcurrido, o la sensación de horror, piedad o felicidad que podían experimentar los personajes que estaban lejanos al espectador y con luz de día. (...) La acotación, el grafismo completo de la obra de teatro, ha ido perdiendo importancia a medida que los directores de escena la han ganado. En ese exceso, las obras de teatro han llegado a llamarse "propuestas" que el autor hace al director para que éste las "realice" en actores o escenógrafos, iluminadores... El oscuro deseo de independizarse del autor para someterse al director de escena, el cual anota prolijamente el original de la primera escritura: hace él las acotaciones a lápiz para transformarlas en órdenes verbales. Pero la literatura dramática también se publica. Nadie conoce todo el teatro representado: se debe completar con en lo esencial con la lectura, y la lectura necesita acompañarse de todas las indicaciones. Es el lector el que, en su soledad, compone la escena, supone los actores: es el director de su propia imaginación...

84-88659-53-9

Ficha técnica

Editorial
Asociación de Autores de Teatro

16 otros productos en la misma categoría: