Rastros. Training e historia de una actriz del Odin Teatret



ISBN: 84-940079-3-9

21,15 €
Impuestos incluidos
Cantidad

  • Paga de forma segura en nuestra tienda con tarjeta, transferencia o contrareembolso Paga de forma segura en nuestra tienda con tarjeta, transferencia o contrareembolso
  • Realizamos envíos a todo el mundo. Selecciona tu forma de envío en el proceso de compra. Realizamos envíos a todo el mundo. Selecciona tu forma de envío en el proceso de compra.
  • Dispones de 15 días para tramitar cualquier devolución. Consulta condiciones. Dispones de 15 días para tramitar cualquier devolución. Consulta condiciones.

"Acepté la propuesta de escribir este libro para permitir que mi experiencia pueda inspirar, también en el futuro, a otras personas atraídas por esta manera de vivir el teatro y, a lo mejor, de hacer sentir menos solas a otras que ya lo viven así.

Este escrito es un paso más en la tradición de la transmisión de la experiencia que ha caracterizado la historia del Odin Teatret desde sus inicios hasta hoy y de la cual las demostraciones de trabajo son un punto clave" Roberta Carreri (de la introducción de esta edición).

Carta de Eugenio Barba a Roberta Carreri

Querida Roberta: Vivimos encerrados en cielos de palabras, de ideas, de historias y convenciones. Bajo estos cielos flota una isla a la que llamamos teatro. Podemos habitarla como un refugio o como un lugar donde ponernos de puntillas para rasgar aquí y allá los velos de esos cielos, con la esperanza de entrever el punto de contacto entre los dos mundos en los que nos mantenemos en equilibrio: el mundo de las ilusiones que nos ayudan a vivir, y el otro, el de la realidad, que para algunos de nosotros resulta insoportable de mirar durante mucho tiempo. Si supiera dibujar, no habría escrito nada para tu libro y te habría mandado un dibujo de estos cielos, y dentro de ellos nuestro teatro, y tú dentro de nuestro teatro. Mundos dentro de mundos, con el doble deseo de refugiarse en ellos y de rasgarlos. Hace muchos años te presentaste en la orilla de nuestro teatro como una pequeña Viernes desembarcada en la isla de Robinson. No recuerdo si explicaste tus verdaderas razones, de qué huías verdaderamente y qué perseguías. Me hice solamente una pregunta práctica: ¿Estábamos en condiciones de hacerte un sitio entre nosotros y de ocuparnos de ti? Podíamos hacerlo. De manera más o menos directa te formulé una pregunta igualmente práctica: ¿Estabas dispuesta a quedarte? Estabas dispuesta. Así que me dije: Veremos si aguanta. En nuestro teatro nadie recluta, nadie es reclutado. Se prueba. Entonces, después de tanto probar, algo se consolida en la relación hasta que aparece la certeza –nunca se sabe si verdadera o ilusoria– de ser una unión indisoluble. Durante meses y años has sido una Viernes a la que había que enseñarle todo: cómo moverte, cómo hacer oír tu voz, cómo modelar tu presencia. La llamamos "técnica". Pero sabemos bien que es una manera de cambiar nuestra vida de forma concreta, mostrando con los hechos nuestra inquietud y nuestra propia esperanza inexpresada. Con las herramientas de la profesión y sin demasiadas palabras. Ahora, en lugar de observarte físicamente mientras trabajas, hojeo las páginas de tu libro y leo tus palabras. Estoy seguro de que te has dado cuenta, con el transcurso de los años, del orgullo que sentía al ver cómo te volvías independiente, una actriz capaz de inventarse su propio camino, una alumna que se convierte en maestra. Me llena de orgullo el momento en el que ya no tengo que enseñar nada más, y podemos trabajar juntos para construir algo que ninguno de los dos conoce de antemano y será un nuevo montaje. Este orgullo, creo, puedes fácilmente imaginártelo, incluso cuando no te lo muestro con signos claros. Creo, sin embargo, que no te será fácil imaginar el orgullo que siento ante tu libro. Lo siento de una forma íntima, cada vez que uno de vosotros, actores y actrices del Odin Teatret, escribís y publicáis. Ante tu libro me digo: no sólo has conquistado una independencia como actriz, sino también en el ámbito del oficio intelectual. Sobre los actores escriben casi siempre otros: los espectadores – críticos, los historiadores, los intelectuales y en su nombre hablan muchas veces los directores de teatro. Cuando vosotros actores conseguís adueñaros de vuestra palabra, de vuestros modos de expresar, contar, transmitir y recordar, nuestra isla se hace no sólo más rica y preciosa, sino también más justa. Es hermoso ver brotar estas flores de papel, donde una parte esencial de nuestra vida se encuentra expresada mediante palabras siempre distintas, según las personas que las hayan escrito, después de muchas correcciones. Te has esforzado ante el papel, como te esfuerzas en la sala donde entrenas, construyes materiales, ensayas espectáculos nuevos y otros repetidos durante años. Después de tanto tiempo y tantas experiencias, encontrar el dibujo necesario de un movimiento te resulta no fácil, sino familiar. No te habrá resultado fácil, sin embargo, encontrar la palabra adecuada, que no te pareciera inoportuna y traidora, que no banalizara y disecara la pasión y el tácito conocimiento. Las palabras borradas, estoy seguro, han sido muchas más de las que han quedado escritas. Más de una vez te habrás dicho: No vale la pena, lo dejo. Tampoco esta vez te has dado por vencida. Los cielos se volverán oscuros. Prevalecerán las habladurías y el olvido entre memorias torcidas e historias amputadas. Nadie puede prever si tus palabras recién impresas conseguirán transmitir un poco de su verdad. Pero que esto no te inquiete. Lo que debía hacerse, lo has hecho. Lo demás no te pertenece.

84-940079-3-9

Ficha técnica

Editorial
Artezblai

16 otros productos en la misma categoría: