Los alimentos del hombre (Edición crítica de Miguel Zugasti)



ISBN: 978-3-937734-75-0

58,00 €
Impuestos incluidos
Cantidad
Últimas unidades en stock

  • Paga de forma segura en nuestra tienda con tarjeta, transferencia o contrareembolso Paga de forma segura en nuestra tienda con tarjeta, transferencia o contrareembolso
  • Realizamos envíos a todo el mundo. Selecciona tu forma de envío en el proceso de compra. Realizamos envíos a todo el mundo. Selecciona tu forma de envío en el proceso de compra.
  • Dispones de 15 días para tramitar cualquier devolución. Consulta condiciones. Dispones de 15 días para tramitar cualquier devolución. Consulta condiciones.

Los alimentos del hombre es un auto sacramental cuyo argumento gira en torno al paradigma compositivo de un juicio o pleito, situación que se repite en otros autos calderonianos como El pleito matrimonial del cuerpo y el alma o El indulto general. En este caso estamos ante un pleito civil por alimentos. Desde el punto de vista legal el derecho de alimentos era un tema candente en la época. Por citar tan sólo algunos hitos relevantes, desde 1579 (Pontano) hasta 1658 (Castillo Sotomayor) hay mucha literatura jurídica sobre el asunto, en su mayoría tratados latinos que se editaban y manejaban con profusión en toda Europa. Pero también el teatro se hizo eco del tema, entre ellos una obra localizada en 1593 y un auto de Rojas Zorrilla, El gran patio de palacio (1647), el cual se sustenta en una estructura judicial sobre el derecho de alimentos que el Hombre le exige a Cristo.

Calderón escribió Los alimentos del hombre junto con La serpiente de metal para las fiestas del Corpus Christi del año 1676. Es de destacar que Miguel Zugasti edita el auto sacramental Los alimentos del hombre precedido por su loa concreta, conocida antes bajo el título de Loa del reloj. Sabemos que el público demandaba en las fiestas del Corpus que se añadieran piezas risibles a la representación del auto. A grandes rasgos, en la segunda mitad del siglo xvii la fiesta sacramental barroca seguía el siguiente orden: Loa – Auto – Entremés – Mojiganga. Dado el carácter acomodaticio de las obras cortas, resulta difícil determinar con exactitud qué textos breves acompañaron a cada auto el día de su estreno. Esta vez la identificación de la loa se ha beneficiado de la estrecha colaboración con otro investigador del GRISO, el especialista en loas Rafael Zafra.

Por añadidura, hay dos aproximaciones musicales a Los alimentos del hombre que cabe reseñar: una del siglo XVIII, del padre Antonio Soler, maestro de capilla del monasterio de San Lorenzo del Escorial, cuya partitura editó hace poco José Sierra Pérez; y una ópera radiofónica del siglo XX, Des Menschen Unterhaltsprozeß gegen Gott, del compositor alemán Bernd Alois Zimmermann.

Miguel Zugasti es profesor de la Universidad de Navarra. Colabora con estudios y ediciones críticas en varios proyectos de edición de dramaturgos áureos de la talla de Tirso de Molina, Agustín Moreto, Lope de Vega y Calderón de la Barca. A principios de los años 1990 fue uno de los investigadores pioneros que trabajaron sobre la recepción de América y lo americano en el barroco hispánico, con su edición de La Trilogía de los Pizarros tirsiana, así como de varios textos virreinales hispanoamericanos. Tema que persigue, según se evidencia en su libro La alegoría de América en el barroco hispánico: del arte efímero al teatro, un estudio interdisciplinar que maneja mapas, grabados, pinturas y textos dramáticos, libro con el que obtuvo el Premio Internacional de Crítica Literaria Amado Alonso 2005.

 

 

978-3-937734-75-0

Ficha técnica

Editorial
Reichenberger ediciones

16 otros productos en la misma categoría: