La emisión del pánico



ISBN: EMISIÓN

18,00 €
Impuestos incluidos

Si nuestro radiograma hubiera retratado a los marcianos como recién llegados en misión amistosa, sospecho que nuestros oyentes habrían estado menos preparados para aceptar la historia como algo que realmente estaba sucediendo.

Cantidad
Últimas unidades en stock

  • Paga de forma segura en nuestra tienda con tarjeta, transferencia o contrareembolso Paga de forma segura en nuestra tienda con tarjeta, transferencia o contrareembolso
  • Realizamos envíos a todo el mundo. Selecciona tu forma de envío en el proceso de compra. Realizamos envíos a todo el mundo. Selecciona tu forma de envío en el proceso de compra.
  • Dispones de 15 días para tramitar cualquier devolución. Consulta condiciones. Dispones de 15 días para tramitar cualquier devolución. Consulta condiciones.

Si nuestro radiograma hubiera retratado a los marcianos como recién llegados en misión amistosa, sospecho que nuestros oyentes habrían estado menos preparados para aceptar la historia como algo que realmente estaba sucediendo. Sin embargo, como señaló Arthur C. Clarke, ¿por qué no podrían las criaturas suficientemente desarrolladas que se extienden por las galaxias ser lo bastante inteligentes como para compartir una existencias pacífica con otros seres humanos? Ellas incluso podrían ayudarnos a salvarnos de nosotros mismos,. Espero que si un platillo aterriza alguna vez en un terreno de mi propiedad tenga el sentido común de tender mi mano a sus ocupantes e invitarles a un sándwich y una taza de café en mi casa.La gente me ha preguntado si he vuelto a escribir otro radiodrama del mismo tipo que pudiera contribuir a sembrar el pánico en un futuro. La respuesta es no. No tengo ningún deseo de incrementar nuestra xenofobia ni de añadir nada a los temores reales existentes en estos tiempos tan precarios. Recuerdo la historia que me contó una mujer acerca de una conversación telefónica que tuvo lugar la noche del programa de radio. Ella se ocupaba de supervisar a las chicas que atendían la información telefónica. La compañía acaba de instaurar una nueva política para ofrecer a los clientes una servico mejor. A través de la centralita interna, mi informante oyó a una de las chicas que contestaba de una forma muy educada: Lo siento, aquí no tenemos esa información. La supervisora la interrumpió para felicitarla: Has respondido muy bien. ¿Qué preguntaba el cliente? La chica contestó: Quería saber si se iba a acabar el mundo.

Koch, Howard
EMISIÓN

Ficha técnica

Editorial
Centro de creación experimental

16 otros productos en la misma categoría: