Fabricantes

El retablo de no Ver más grande

El retablo de no

Luis Rodríguez

Nuevo

El retablo de no nos habla de actores, de la oportunidad que tienen de vivir otras vidas para así huir de sí
mismos. Habla también de personas que respiran mejor en su reflejo, en su sombra. Habla, por lo tanto, de la identidad, de la herida.

Más detalles

14,95 € impuestos incl.

Más información

«Yo quería escribir la historia de un director de teatro, con cierta fama, que acepta del encargo de montar Hamlet porque no le gusta Shakespeare».

El retablo de no nos habla de actores, de la oportunidad que tienen de vivir otras vidas para así huir de sí
mismos. Habla también de personas que respiran mejor en su reflejo, en su sombra. Habla, por lo tanto, de la identidad, de la herida.
La trama es un pretexto para llevar a cabo una fuerte reflexión sobre el concepto de identidad y su proceso de construcción. El protagonista recrea vidas porque no le gusta la suya, recuerda cosas que no ha vivido, construye en la vida, como en el teatro. Juega con la fragilidad de la verdad y con el desinterés de la humanidad por esta. La verdad es lo que decidimos creer, aunque no es verdad. Nada es verdad, nada es real.
El resultado es un rompecabezas que busca confundir, como se confunden muchas veces los límites de lo ocurrido y lo registrado, lo real y lo construido, la realidad y la memoria.

Si está contada de dos formas es porque la obra nace del impulso inherente a su autor de autoeditarse permanentemente. Sus dos cubiertas invitan a abrir el libro por cualquiera de sus lados, dejando a criterio del lector cuál debiera ser su comienzo. En su mano está leer ambas versiones, tal vez sólo una. La más extensa contiene a la más breve, pero el final de ambas se contradice. La interpretación de cada versión es del lector, pues al final, ¿qué es la literatura sino un juego de interpretaciones múltiples? ¿Qué es la vida sino ficción?